Una escuela que juega!

 

La escuela puede recuperar el espacio del juego para ofrecerlo a la infancia. Especialmente en el jardín de infantes, el sólo hecho de jugar es fundamental en sí mismo. El ambiente sonoro-musical es muy propicio para un buen crecimiento y para ambientar juegos creativos. Desgraciadamente, para la educación formal, siempre tiene que haber una explicación acerca del juegos. En las capacitaciones de las maestras jardineras, por ejemplo, cada vez que se transmite una actividad placentera, como jugar con arcilla, se enumeran los beneficios y adquisiciones, sin focalizar en el placer de la experiencia en sí misma.
Los conceptos “construir el conocimiento” “anticipar hipótesis” “adquirir habilidades” “desarrollar la motricidad” por sobre todas las cosas, muestran que la educación sigue dirigiéndose a un modelo antiguo, que se orienta principalmente al conocimiento, al ser “competente” y a un supuesto desarrollo del niño. Las experiencias directas, profundas, felices, a través del arte, en un ambiente de escucha y alegría, son la base de Risas de la Tierra y a lo que nos dedicamos cada día. Todo lo demás, las adquisiciones, las construcciones y el conocimiento… vienen por añadidura.
Los invitamos a leer más sobre nuestra pedagogía h
aciendo click aqui.