Invierno… Invierno, frío en la nariz…

En Risas las estaciones del año tienen un lugar muy importante.
Los chicos, que están cerca del suelo, sienten los cambios, observan los árboles con atención y perciben mucho más que nosotros las características de cada etapa del año. Podemos aprender con ellos, en contacto con los ciclos de la vida, de la naturaleza, del crecimiento. Se alargan las noches, los días son más cortos, hace frío…

Antiguamente los pueblos se preparaban durante meses para el invierno, carneando, acopiando cerveza, verduras y frutos. Con la llegada del frío, los días de calma y modorra se teñían de fiestas y rituales de purificación y renovación.

Nuestra Leyenda favorita para estos días es la de los indios americanos y dice así:
“En invierno, El cielo le regala a la tierra un manto blanco para que descanse de su función nutriente y dadora. Ya la tierra dio sus frutos, ya se recolectó la cosecha, es tiempo de ir hacia adentro, a preparar las semillas que luego darán sus nuevos frutos. Es un tiempo de nutrir la luz personal y alimentar el fuego de la comunidad”.