Actividades especiales

Club de Amigos

Para el mes de septiembre, cuando los días comienzan a ser más cálidos y nos invitan a disfrutar más del aire libre, compartimos un día en Club de Amigos. Remontamos barriletes, subimos, bajamos y rodamos por las lomitas de césped, hacemos un pic nic, jugamos en la plaza, cantamos y nos divertimos mucho en un espacio diferente.

Fiesta Folclore

Hacia fines de mayo, en Risas de la Tierra celebramos la Fiesta del Folclore. Invitamos a las familias a cantar y a bailar chacareras, zambas, bailecitos y otros ritmos. Nos vestimos con polleras o bombachas de campo, sombreros, gorros y pañuelos. Cada uno trae algo rico para compartir y finalizamos con un almuerzo con empanadas y chipás (en el turno de la mañana) o con una merienda con pastelitos, churros y chocolate caliente (en el turno de la tarde). Es una celebración que nos invita a disfrutar de nuestro folclore, tan rico en tradiciones y costumbres.

Fiesta de la Sopa

La llegada del invierno nos invita a compartir una jornada especial, en la que preparamos una rica y calentita sopa entre todos. Cada uno de los chicos trae su puñado de fideitos, plato y cuchara. Al comienzo del día damos inicio a este simbólico ritual, pasando por todas las salas para que cada uno coloque sus fideos en la súper olla. Luego nosotros cocinamos un rico caldo de verduras, le agregamos los fideitos, esperamos que se cocinen y listo… todos a comer! Armamos una gran mesa, larga, larga, larga y compartimos, al ritmo de canciones, un encuentro cálido, alegre y muy nutritivo!!!

Fiesta de Disfraces

Para celebrar el Día del Niño, proponemos una Gran Fiesta de Disfraces. Desde que llegan hasta que se van, todos los chicos sostienen – con su disfraz y mucha actitud- el personaje elegido para la ocasión. Vemos llegar muchos súper héroes, princesas, flores, mariposas, osos, perritos, vaqueros, gauchos, payasos, hadas… y muchos más. Hacemos canciones, bailes, juegos y, al finalizar el día, invitamos a los papás a compartir un divertidísimo desfile de disfraces sobre las pasarelas armadas especialmente para la ocasión. Por supuesto que cada personaje tiene una canción especial que acompaña el momento de subirse a desfilar.



Día de los Papás

En el mes de junio, invitamos a los papás para construir la Bandera de la Sala. Las semanas previas, los grupos eligen sus nombres y, como parte de la construcción de la identidad de la sala, pintan su propia bandera. Los papás vienen con ropa cómoda para enchastrarse un poco con témpera, mientras dan pinceladas y toques con rodillo o esponja junto a sus hijos. También jugamos con ellos en el patio a correr carreras a caballito, al oso dormilón y a todos los juegos que más les gustan a los chicos.

Día de los Abuelos

Cuando llega la primavera, invitamos a los abuelos a compartir una actividad muy especial: plantar flores en nuestros canteros y macetas. Ese día cada abuelo o abuela viene con el plantín que más le gusta. Disponemos en el patio muchas macetas, tierra, leca, palas y palanganas. Después de un buen rato de jugar junto a los chicos con la tierra, llega el momento del plantado. Muchos abuelos son verdaderos especialistas en jardinería y nos suelen dar consejos para que las plantas duren más. Una vez que están todas las flores en sus macetas, llega el momento más divertido para los chicos: regar con agua las plantas. Finalizamos el encuentro compartiendo una Ronda de bailes y canciones actuales y de las que cantaban y bailaban los abuelos cuando eran chiquitos. Es una propuesta única, en la que los abuelos se entregan al juego y a la música junto a sus nietos de una manera muy conmovedora.

Día de las Mamás

En el mes de octubre, llega el momento de homenajear a las mamás. La invitación es a jugar, cantar, bailar y, especialmente, a dibujar y pintar junto a sus hijos. En el patio desplegamos una hoja gigante en la que cada nene se acuesta mientras su mamá contornea su figura y luego, entre ambos, pintan y dibujan los detalles de cada una. Muchos les pegan lanas, papelitos y botones; otros eligen la témpera con pincel; otros prefieren los marcadores. Cuando están las figuras terminadas, las colgamos en las paredes para compartirlas entre todos. No faltan los bailes y las canciones preferidas de cada uno, que suenan al ritmo en la Ronda.