Mujeres que nos inspiran

“Recordar nuestra esencia”
Magdalena fleitas
Escucharla es un placer: contagia su paz y su alegría, se percibe su gozo enorme por todo lo que hace. No es un secreto que, para trabajar con chicos, es necesario contar con un espíritu juguetón que brinde una capacidad de entretener. Eso sí, definir su tarea no es simple, porque MagdalenaFleitas ¡hace de todo!: es musicoterapeuta, cantante, compositora (toca la guitarra, flauta y se acompaña en el piano), docente, creadora y directora del Centro Cultural Risas de la Tierra, un jardín musical para niños de 1 a 4 años, con talleres de arte para toda la familia. Además, lleva a cabo talleres de capacitación docente, con especialización en iniciación musical, técnicas de juegos y recreación musicales, improvisación y técnica vocal, entre otros; últimamente, se encuentra abocada a la ONG Risas de la Tierra, junto a profesionales de la salud, la educación y el arte. Su objetivo es concurrir con docentes a sitios donde la música no llega (como los hospitales), realizar instalaciones urbanas y conciertos en espacios públicos, etcétera. Aunque su formación inicial es la de musicoterapeuta, ella cuenta que pensó que iba a dedicarse a la salud, para trabajar con enfermos terminales. “Resultó que hice una colaboración para un disco de una ONG, y me encantó. Entonces empecé a hacer mis propios discos. El trabajo con los chicos se dio de manera natural, espontánea. Tengo una familia muy grande, con primos más chicos que yo, y siempre fui la animadora. Me encantó desde siempre”. Inquieta por  naturaleza, Magdalena disfruta de investigar e incorporar nuevos saberes, porque entiende que todo sirve, para su trabajo y para su propio ser: “Estudié astrología, bioenergética, sanación, diferentes lenguajes para comprender la estructura humana y cómo funciona el cerebro. Cada uno de ellos aporta lo suyo. Son lenguajes muy ricos. Además, practico yoga tibetano, que tiene que ver con poner intenciones claras para despertar la conciencia. Es para aplicarlo en la vida cotidiana, y te focaliza en tu trabajo: en el área de la vida en la que quieras crecer”. Además, se formó en la escuela Crianza, de Laura Gutman, donde investigó sobre la musicoterapia y la obstetricia, e hizo cursos de psicomotricidad y observación del recién nacido en el Hospital Casa Cuna. Ahora bien, cuando se le pregunta qué es lo que más le gusta de todo lo que hace, afirma: “La variedad. Hacer coreografías y arreglos con los músicos. Por ejemplo, cuando estoy con las bailarinas, quiero ser una de ellas. Una sola cosa me cansaría, ¡y me aburriría! Básicamente, disfruto del trabajo con la gente. Creo en el trabajo en equipo. Me gustan las redes, compartir el escenario. En mis shows siempre hay mucha gente, músicos, bailarinas, chicos, padres…
Me gusta lo participativo. De ahí surgen trabajos con Luis Pescetti, Kevin Johansen, Palo Pandolfo, Fito Páez, por ejemplo”.
A la hora de contar qué aprende de los más chicos, no duda: “Cómo reciclar la alegría. Cómo las emociones circulan para no quedarse enganchado. Los chicos pueden enojarse, pero al segundo ya están jugando. Es una gran enseñanza para los adultos, que nos quedamos enganchados con un sentimiento: nos enojamos con el taxista y nos queda durante todo el día. Ellos saben que el camino es seguir adelante, seguir investigando, seguir jugando”.
Definitivamente, afirma, lo que más le gusta de compartir con los chicos es el juego, porque la relaja. “Es una buena forma de estar en el presente. Sin darse cuenta, uno se quedó jugando con ellos y pasó media hora. Es una buena manera de hacer circular las emociones. También me gusta su curiosidad y su deseo por compartir. Los chicos nos recuerdan nuestra esencia”.

 Mini bio:
Magdalena Fleitas nació en Buenos Aires, el 14 de noviembre de 1970. Estudió la carrera de Musicoterapia en la Universidad del Salvador y fue becada por el Fondo Nacional de las Artes en 1996.
En 2008 sus espectáculos para la comunidad fueron declarados de Interés Cultural por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Editó cuatro discos: Risas de la Tierra (2004), Risas del viento (2006), Barrilete de canciones (2009) y el reciente Risas del agua (2011). Hizo presentaciones en el Teatro Metropolitan, en ND /Ateneo, en Ciudad Cultural Konex, en el Auditorio de Belgrano y en el auditorio de Mar del Plata; en las ferias del Libro Infantil y la del Libro, y realizó giras por el país en importantes salas.
Su próximo proyecto es crear artículos para docentes, que siempre le preguntan por su método de trabajo. Asimismo, una importante editorial argentina le propuso editar un libro en el que cuente su metodología, que tiene que ver con crecer con los sentidos abiertos al mundo. Ella explica:
Mi método de enseñanza lo fui creando con la práctica, con la experiencia y los chicos, no en un escritorio. La educación tradicional está pidiendo a gritos un cambio, es copiativa y estandariza a los chicos. A ellos hay que darles todo el lugar y el tiempo para que creen su canción, su obra de teatro, su dibujo. Tiene que haber un tiempo para la exploración. Para crecer con los sentidos abiertos al mundo.